Capitalización compuesta

Capitalización Compuesta:

Las operaciones financieras con capitalización compuesta se caracterizan porque los intereses, a diferencia de lo que ocurre en la capitalización simple, a medida que se van generando pasan a formar parte del capital de partida, se van acumulando, y producen a su vez intereses en períodos siguientes. Vulgarmente se le llama Interés Compuesto.

En definitiva, cuando hablamos de capitalizar intereses queremos decir, convertir en capital los intereses que se ganan. De esta forma los intereses generados en cada período se calculan sobre capitales distintos (cada vez mayores ya que incorporan los intereses de períodos anteriores).

 

 

Un ejemplo de inversión de este tipo son las cuentas Vista de alta renumeración, la “Cuenta Naranja” de ING, todos los meses los intereses se quedan en la cuenta, por lo que el siguiente mes cuentan para el calculo de intereses. También los depósitos con periodo de liquidació de mas de un año están obligados a realizar los cálculos usando las formulas de Capitalización Compuesta lo que beneficia al propietario.

En una inversión del 1000 euros en la que cada mes te liquidan y cada mes se acumulan los intereses en la misma cuenta, iríamos teniendo:

Datos iniciales

Capital inicial: 1000

Intereses 1%

1 mes

Intereses 1%(sobre 1000): 10

Capital resultante: 1000+10 = 1010

2 mes

Intereses 1% (sobre 1010): 10,1

Capital resultante: 1010+10,1 = 1020,1

3 mes

Intereses 1%(sobre 1020,1): 10,2

Capital resultante: 1020,1+10,2 = 1030,3

 

También te puede interesar: Capitalización simple

Comparte¡¡Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
Tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario