Diferencias entre ser autónomo y crear una sociedad limitada

check
Las principales diferencias entre ser autónomo y sociedad limitada(empresa) se pueden resumir en el siguiente cuadro. En realidad elegir entre ser autónomo o sociedad limitada, depende de en qué punto está tu negocio, es decir, de si estas comenzando o ya está en pleno rodaje, y también depende sobre todo de las deducciones fiscales:

Contabilidad Exhaustiva Pago de Impuestos Deducciones fiscales Responsabilidad frente a deudores
Autonomo NO Menos impuestos Menos deducciones Todo tu patrimonio
Sociedad Limitada SI Mas impuestos Mas deducciones El capital aportado a la sociedad

Desgravaciones.

Son numerosas las ocasiones en que el autónomo sólo puede desgravarse el 50% de los gastos y del IVA y, en su mayoría, mucho menos. Es el caso del autónomo que utiliza su casa como oficina y que sólo puede desgravarse parte de los gastos que conlleva su actividad. Por el contrario, como sociedad mercantil, se puede desgravar hasta un 100% todo lo que esté relacionado con la actividad que se realice.

  • Si una persona física desempleada solicita la capitalización del desempleo, actualmente puede obtener hasta el 60% para empezar la actividad de un proyecto de inversión y un 40% para el pago de las cuotas del RETA (Regimen especial de Trabajadores Autónomos).
  • En el capítulo de desgra­vación por gastos derivados de la actividad, la Sociedad Limitada tiene un abanico más amplio que el trabajador autónomo. Y como ambos desempeñan la actividad desde su domicilio, la deducción sería en función de los metros cuadrados del mismo, con un máximo del 50% para el autónomo. Esto conviene tenerlo en cuenta a la hora de hacer la declaración del IRPF.

Pagos de impuestos:

Hay más diferencias a favor de la SL, en el aspecto fiscal. El Impuesto de Sociedades es del 25% sobre los beneficios obtenidos. Para el empresario individual o autónomo sería un pago a cuenta trimestral que se calcula restando los gastos a los ingresos. El 20% sería la cuota a ingresar, que quedaría como pago a cuenta de la declaración anual del IRPF. De esta forma obtenemos al principio un ahorro del 5% a favor de la SL.
En lo que no hay diferencias es en el gravamen de impuestos en las tributaciones a la Seguridad por trabajador, la cuota de IRPF retenido en nóminas y en el IVA general.

Por todas estas razones es aconsejable empezar como trabajador autónomo y una vez la actividad se desarrolle correctamente, esté asentada y compruebes que tu negocio funciona crear una sociedad.

Responsabilidad frente a deudores y la Protección de tu patrimonio:

Si eres autónomo y pides un préstamo, crédito o similar para tu negocio, en el caso de que el negocio quiebre, tienes que hacer frente a las deudas de la empresa, y pagar con tus bienes, podrías incluso perder las casa. Si eres una Sociedad Limitada, las deudas solo son cubiertas con el capital social de la empresa.

Tienes que tener en cuenta a los empleados, si cierras, tienes que pagarles el despido, aunque no tengas dinero y estés arruinado. En este caso, un autónomo también respondería con sus propios bienes.

Contabilidad

En realidad, el que sea obligatorio tener una contabilidad para las Sociedades Limitadas, no es ni malo ni bueno. En realidad un autónomo debe tener una contabilidad de su negocio si quiere que su negocio funcione, aunque no sea obligatoria. Puede que el formato contable, sea lo distinto, y que un autónomo lo lleve con hojas excel y una sociedad limitada lo lleve con un programa de contabilidad o tenga que contratar a un gestor para que le haga la contabilidad con su libro mayor y sus balances, pero al final tanto el autónomo como el empresario llevan una contabilidad, y no es malo que siendo autónomo tengas una contabilidad más estricta.

Otras diferencias a tener en cuenta:

Acceso a otros recursos financieros

Las empresas tienen más facilidad para acceder a recursos financieros. En lugar de evaluar tu patrimonio y tu nómina o IRPF, evalúan tu plan de negocio. En lugar de atenderte un interventor del banco, te atiende un especialista de la unidad de negocio. En resumen, con una Sociedad Limitada, puedes acceder a otras ayudas y subvenciones que te ofrece el ministerio de industria.

Imagen de Marca & Confianza

Si tienes una empresa, la imagen de profesionalidad aumenta muchísimo, y a igualdad de condiciones, un cliente preferirá trabaja con una empresa que con una persona, por el simple hecho de que le parece más fiable. Parece una tontería, pero si un cliente te quiere hacer una transferencia y le tienes que dar una cuenta a tu nombre en lugar, de una cuenta a nombre de la empresa, queda mal.

Ocurre lo mismo con los proveedores, un proveedor te mira de otro modo si eres una empresa o un autónomo. Es puro marketing pero el efecto que produce tener una empresa hace que un proveedor te perciba de una manera superior y a la hora de negociar precios, rappels por ventas, etc. siempre sales beneficiado. No es lo mismo negociar con Juan Perez, “el de las pipas”, que negociar con “Pipas Facundo S.L.”.

Con una S.L. puedes arriesgarte más y crecer más rápido

Puesto que con una S.L. tu patrimonio personal está protegido, puedes arriesgarte más y por lo tanto tener oportunidad de crecer más rápido.

Como autónomo tiendes a mirar mucho más cada una de las inversiones, e intentas crecer menos para no arriesgar tanto.

Comparte¡¡Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
Bookmark the permalink.

2 Responses to Diferencias entre ser autónomo y crear una sociedad limitada

  1. pepe says:

    Buen comentario me deja inquietudes de pasar a s.l lo preguntaré al gestor

    • gagosoto says:

      Hola 🙂 por favor lo que te comente el gestor postealo aquí para que otros usuarios puedan disponer de la información.

Deja un comentario