Ideas para mejorar tu bar o un restaurante

Si tu restaurante o bar no funciona, o quieres ideas para mejorar tu bar o restaurante es posible que te interese este artículo donde recogemos los motivos.

Hace años que desayuno y como en restaurantes/bares con compañeros de trabajo, y a lo largo de este ese tiempo hemos visto y comentado defectos de los que adolecen estos establecimientos y por los que hemos cambiado de sitio buscando otros. Lo cierto es que son cosas que pueden parecer muy evidentes, pero por lo que sea no se cumplen. Os comento lo que como clientes hace que dejemos de ir a desayunar o comer a un sitio, y la solución:

Lo que hace que los clientes dejen de ir a los bares o restaurantes

Olores a fritanga:

Esto es de las cosas más importantes en un restaurante o bar. Hemos cambiado de restaurante varias veces porque al salir del restaurante/bar y llegar al trabajo o a casa, nuestra ropa olía insoportablemente a fritanga. He oído y he dicho muchas veces la misma frase:”no, ahí no que salimos oliendo a patata frita”.

Evidentemente, hay varios motivos por los que huele así: porque la campana extractora de olores no funciona correctamente, o porque el aceite que se usa no se cambia lo a menudo que es necesario y se requema, lo cual es peor porque el aceite muy rehusado, puede llegar a ser tóxico.

Como soluciones os propongo las siguientes:

  • Revisar la campana y por donde sale el humo, es posible que esté mal instalada o que el aspirador de aire no funcione bien. Si usáis filtros en la campana extractora, debéis saber que hay que cambiarlos, de lo contrario se acumula grasa en el filtro y el aire no se aspira bien. Hay que cambiarlo muy a menudo.
  • Evita usar el mismo aceite muchas veces, ya que no solo se genera mal olor, sino que la comida sienta mal, y repite más, lo que hace que la sensación después de comer sea mala y terminas buscando otro restaurante.
  • Además de las medidas anteriores, para evitar el olor tan desagradable a aceite a la hora de freír un truco que te ofrezco es poner una ramita de perejil cuando el aceite empiece a coger temperatura.

    Y para que desaparezca el olor una vez que hayamos terminado de freír, pon a cocer un limón partido en cuartos con un chorro de vinagre hasta que llegue a cocer. Luego déjalo unos 10 minutos y verás como se descarga el ambiente de olor a fritos.

Comida indigesta.

También hemos dejado de ir a comer a algún sitio porque la comida era indigesta y acababas con malestar. En estos sitios la comida no era indigesta para una persona en particular, sino que era indigesta para todos los comensales. Cuando esto ocurre es por un motivo relacionado con el anterior punto: El aceite muy recocinado o rehusado hace que la comida sea indigesta. Si fríes en la misma freidora en un día 100 kilos de patatas, ten por seguro que el aceite va a estar requemado y va a sentar indigesto.

Como solución:

Simplemente ten mucho más cuidado con la calidad del aceite y con las veces que se usa.

Desayunos mal preparados

Hemos dejado de ir a un sitio porque las barritas tostadas con tomate triturado, las tenían hechas desde muy temprano, supongo que para ganar tiempo, y el pan se quedaba blando porque el tomate había terminado empapando el pan.  También influyó que el aceite que se usaba en este sitio para echar en la barrita era malo y eso lo notábamos.

Como solución:

Fácil, el pan no gusta si está blando. Cuida la calidad del aceite.

No cuidar a los clientes habituales ofreciendo alimentos del día anterior o cobrando suplementos.

  • Cuidado con los alimentos del día anterior que tratas de colocar:

A mi me han llegado a ofrecer una pulguita de tortilla del día anterior. Evidentemente, el pan estaba blando y se nota. Si cambias el pan, puedes aprovechar la tortilla sin problema ofreciendo una pulguita de tortilla nueva. Si crees que ofrecer el pan blando del día anterior es correcto piensa que en el bar de al lado no lo hacen, y piensa que yo, como cliente, prefiero el pan del día. El pan blando úsalo para hacer albóndigas, por ejemplo, o deja que se endurezca y lo usas para hacer pan rallado.

También me ofrecieron en ese mismo bar, una pulguita de lomo, como la suela de un zapato de dura porque también era del día anterior. Habían hecho el lomo a la plancha el día anterior y la habían recalentado para ofrecérmela. Evidentemente eso también se nota.

  • Cuidado con cobrar suplementos y sobre todo a los clientes habituales:

No puedes cobrarle a una persona que va todos los días a desayunar, y probablemente a comer a tu bar/restaurante, 20 ó 30 céntimos por pedirte otra tarrina de mermelada o por pedirte un poco más de salsa barbacoa.

Iba muy a menudo a una cervecería alemana, donde nos pedíamos siempre cervezas de esas caras belgas, y una tabla de salchichas, o un codillo alemán, etc. Hablábamos con el dueño a menudo, nos trataba bien, pero un día le pedimos para unas salchichas un poco más de salsa barbacoa que nos puso en un recipiente pequeñísimo. Al pagar nos había cobrado 30 céntimos, siendo clientes habituales. Nos sentó tan mal que no fuimos en varias semanas, y durante esas semanas encontramos otro sitio donde ir. Al final dejamos de ir y no hemos vuelto, ahora con la crisis, ha cerrado.

Como solución:

Lo que quiero que entendáis es que el cliente no es tonto y que en el bar o restaurante de al lado, puede que le traten con más cariño. Sale más rentable tratar al cliente bien, e incluso perder hoy unos céntimos,  que tratarle mal.

Y, aunque parezca una tontería, si no cuidas los desayunos, pierdes clientes para las comidas que es donde se gana más beneficio. El desayuno debe ser un gancho para captar clientes.

A los clientes habituales hay que tratarles como si fuesen tus hijos, ya que son una fuente de nuevos clientes, ya que pueden traer más gente a tu restaurante.

Tiempo para atendernos muy grande.

Normalmente, tenemos el tiempo muy limitado para comer y desayunar. Tenemos 1 hora para comer y media hora para desayunar. Hemos dejado de ir a sitios por llegar a tardar 45 minutos en un desayuno.

Como solución:

Si no hay camareros suficientes para atender las comidas o desayunos, quita mesas o haz saber a los comensales que se va a tardar más tiempo del habitual.

Presencia de los camareros

Esto no tiene por qué hacer que dejes de ir a un restaurante o bar, pero influye mucho, ya que un camarero desaliñado, con la camisa por fuera y con el pelo grasiento hace pensar que es tan descuidado con la higiene personal que probablemente ni se lave las manos cuando salga del servicio después de hacer sus necesidades.

Ideas que hacen que un sitio tenga la personalidad suficiente como para cautivar a los clientes:

  • Busca para tu restaurante camareros sonrientes que sean muy simpáticos y que hablen con los clientes.
  • Busca ser diferente con un toque diferenciador. Todos ponen tortilla de patata, pero si le echas bacalao, jamón, o beicon, chorizo, mezcla de patata y calabazín; serás diferente. Trata de buscar un plato estrella y especializarlo hasta tal punto que se te conozca por ese plato o tapa. Si a los clientes por cada cerveza que te pidan en el bar les ofreces una tapa de patatas revolconas, gachas, croquetas especiales( de chipirón con tinta negra, de pulpo, de morcilla, piquillo,etc.). Si pones tapas variadas o raciones, ponles nombres distintos porque a la gente le gusta decir, ponme “unas Españolas” que podrían ser unas patatas bravas y alioli que dibujen la bandera española con las dos salsas. Todo el mundo pone orejas a la plancha, tu puedes poner “minutejos” que son orejas cortadas más finas. En fin, solo hay que echarle imaginación.

Como último consejo, haz una cosa, pon unas encuestas en tu bar/restaurante para saber que anda mal y poder corregirlo.

Comparte¡¡Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
Tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario